Saltar al contenido

Expertos españoles avisan: «Volver a la normalidad puede activar una oleada tan grave como la primera»

19 mayo, 2020

Margarita del Val, viróloga del Consejo Superior de Investigaciones Científicas (CSIC) que dirige la plataforma Salud Global, frente al coronavirus, avisó ayer de que, a pesar de que se estén introduciendo medidas de desescalada en España, es importante recordar que «el coronavirus sigue circulando».

«Si ahora recuperásemos la normalidad total que teníamos antes de la pandemia –comentó– podríamos reproducir una oleada que sería tan grave como la primera, si volviéramos a reaccionar tarde». De hecho, dijo que probablemente en este momento el virus está activo en más personas que cuando se inició el estado de alarma.

Por ello, la investigadora argumentó que es fundamental «seguir adoptando precauciones, como lo son las medidas de distanciamiento, las mascarillas, la higiene, el teletrabajo o la protección de personas vulnerables», enumeró. «Ni la economía ni la salud pueden permitirse volver a la normalidad y que tengamos otra emergencia sanitaria», recalcó.

Del Val participó ayer en un debate «online» convocado por la Fundación Alternativas, en el que intervinieron otros tres científicos españoles de la máxima importancia en la búsqueda de tratamientos y vacunas para frenar a la COVID-19: Luis Enjuanes (CNB-CSIC), Mariano Esteban (CNB-CSIC) y Vicente Larraga (CIB-CSIC). De hecho, estos tres científicos dirigen laboratorios embarcados en el desarrollo de vacunas experimentales.

También en relación con las medidas de desconfinamiento, Luis Enjuanes, uno de los mayores expertos en coronavirus del mundo, comentó que «sería ideal que se hicieran tests de PCR a todos las personas que se incorporan a sus puestos de trabajo», con la finalidad de evitar la introducción del patógeno: «Es exactamente lo mismo que se ha hecho con los jugadores de fútbol, aunque está claro que los clubes tienen más dinero que otras muchas entidades», matizó.

«Sería ideal que se hicieran tests de PCR a todos las personas que se incorporan a sus puestos de trabajo»

¿Son los resultados de Moderna tan buenos?
Estos investigadores manifestaron su cautela en relación con el candidato a vacuna de la compañía estadounidense Moderna, una empresa biotecnológica que ayer anunció haber obtenido los primeros resultados positivos en humanos. En concreto, en ocho voluntarios.

«Las noticias han sido excesivamente positivas», comentó Vicente Larraga. «No se pueden echar las campanas al vuelo, todavía hay que medir la respuesta inmune y su duración, en ensayos de fase II –análisis que normalmente implican a cientos de personas–».

En la misma línea, Luis Enjuanes añadió: «Un candidato que tiene detrás al Instituto Nacional de Alergias y Enfermedades Infecciosas de EE.UU. (NIAID), como el de Moderna, merece nuestro respeto, pero me sorprende que echen las campanas al vuelo cuando solo ocho de 45 participantes han mostrado generar anticuerpos neutralizantes; me parece una proporción muy baja».

Ayer mismo, el director técnico de Moderna explicó que hasta ahora solo han obtenido resultados de ocho de los análisis de sangre de ese muestreo de 45 voluntarios, lo que no permite saber si el candidato a vacuna realmente tiene un efecto protector. Además, los resultados, todavía no publicados en un estudio científico, solo se han obtenido después de administrar varias dosis, lo que complicaría la vacunación. No obstante, después del anuncio las acciones de la compañía subieron un 20%.

¿Puede España competir por una vacuna?
Los investigadores reconocieron que España no puede competir en rapidez con los laboratorios punteros que están detrás de los candidatos a vacuna más avanzados, pero consideraron que incluso así nuestro país debe seguir en liza.

«Si va a haber una situación en la que se produzca más de una vacuna es esta», dijo Margarita del Val. «Estamos muy bien situados y tenemos un nivel científico excelente, sería una tontería que abandonásemos».

Otro asunto distinto es la producción de la vacuna en suelo patrio. Tal como puntualizó Vicente Larraga, solo existe una empresa en España con autorización para fabricar vacunas.

«España ha ido perdiendo capacidad científica, tecnológica y empresarial estos años»

«España ha ido perdiendo capacidad científica, tecnológica y empresarial estos años», dijo Mariano Esteban. «Creo que deberíamos replantearnos las cosas: España puede y debe tener capacidad de producción de vacunas a nivel industrial». Por eso, pidió a los responsables políticos que se replanteen la situación «para que no dependamos siempre de fuera y podamos responder a esta y a las siguientes pandemias».

En este sentido, Luis Enjuanes explicó que desde el gobierno se ha solicitado a los investigadores que, si necesitan recurrir a una empresa extranjera para desarrollar la vacuna, pidan que una parte de la producción de la vacuna se lleve a cabo en España.

¿Cómo será la vacunación?
Por otro lado, los científicos comentaron que es de esperar que se desarrollen cuatro o cinco candidatos a vacuna, creados por varias instituciones y empresas, y que inicialmente se aprueben medicamentos no muy eficaces. Además, «no todo el mundo tendrá por qué usar la misma», adelantó Vicente Larraga.

«En cada momento hay distintas necesidades», dijo Luis Enjuanes. «En una pandemia como esta la Organización Mundial de la Salud (OMS) aspira a obtener pronto una vacuna que, aunque no sea perfecta, evite muertes y la ocupación de los hospitales», puntualizó.

«Una que cumpla estos objetivos a nivel mundial será un triunfo, pero naturalmente después interesará desarrollar candidatos más elaborados que impidan la replicación del virus –impidiendo así no solo la muerte sino también la propia enfermedad, a través de lo que se conoce como inmunidad esterilizante–».

Vicente Larraga explicó que inicialmente se vacunará a grupos de riesgo y sanitarios y que, por ello, bastará con cientos de miles de dosis de vacunas.

Por último, los investigadores coincidieron en señalar la importancia de la OMS y las instituciones europeas para coordinar los programas de vacunación de los distintos países y el acceso a la vacuna, y evitar «que cada uno vaya por su lado», en palabras de Mariano Esteban.