En algún lugar de Manchuria

Persiguiendo el mito de Frankenstein, durante la Guerra Fría se puso en práctica el lavado de cerebro. Para ello, los servicios de inteligencia norteamericanos reclutaron a científicos considerados “expertos lavanderos”