Una enorme explosión solar podría amenazar la Tierra dentro de 100 años

Los científicos alertan de que en los próximos 100 años podría producirse una explosión masiva en el sol que amenazaría la Tierra. Hasta ahora se pensaba que este tipo de fenómenos sólo podía producirse en estrellas jóvenes, pero los recientes descubrimientos de los investigadores del Laboratorio de la Universidad de Colorado-Boulder indican que las estrellas maduras también podrían lanzar explosiones destructivas, como las que se producen cuando las estrellas lanzan enormes ráfagas de energía que pueden verse a través de las galaxias, a cientos de años luz de distancia.Los científicos consideraban que la Tierra podría estar segura, porque tales eventos ocurren en gran medida en estrellas más jóvenes y más activas, y ahora advierten de que si se produjera una explosión de este tipo podría eliminar la tecnología de toda la Tierra, acabaría con todos los satélites que orbitan alrededor del planeta, provocaría apagones generalizados y causaría daños económicos de una enorme magnitud. La compañía de seguros Lloyd’s de Londres, estima que los efectos de un fenómeno como este duraría entre uno o dos años y que tendría una repercusión económica negativa de entre 600.000 millones y 2,6 billones de dólares.Yuta Notsu, investigadora de la Universidad de Colorado-Boulder, dijo en un comunicado que, a pesar de que son eventos raros, hay alguna posibilidad de que podamos experimentar uno en los próximos 100 años. Por ello, han solicitado a las autoridades que tomen las medidas oportunas para estar preparados para un fenómeno que sería catastróficoEl fenómeno fue observado por primera vez por el Telescopio Espacial Kepler, que busca estrellas que orbitan alrededor de planetas del tamaño de la Tierra, detectó que algunas de esas estrellas parecían brillar de repente. Estos brillos están provocados por las explosiones masivas (conocidas como superflares) y son menos habituales a medida que las estrellas envejecen. “Las estrellas jóvenes tienen superflares una vez a la semana”, dijo Notsu. “Pero en el caso del Sol, sólo ocurren una vez cada pocos miles de años”.El debate ha surgido entre la comunidad científica pero no han podido determinar cuando se produciría esta nueva explosión solar masiva. “Si se produjo una hace 1.000 años, probablemente no haya motivo por el que preocuparse. En ese momento, los habitantes de la Tierra podrían haber visto una gran aurora. El problema es que si se produjera ahora, el problema sería mucho mayor debido a toda la tecnología electrónica”, dijo Notsu, que ha publicado su estudio en la revista “The Astrophysical Journal”

Una enorme masa metálica en la cara oculta de la Luna desconcierta a los científicos

La cara oculta de la Luna ha sido un misterio durante muchos años para los científicos. Ahora, el misterio se multiplica, porque un grupo de científicos de la universidad de Baylor (Texas) han detectado en el polo sur una enorme masa metálica enterrada a más de 200 kilómetros de la superficie. Según publica la revista especializada “Geophysical Research Letters”, el objeto es una masa anómala extremadamente pesada ubicada en un enorme cráter (el más grande de la Luna) de la conocida como Cuenca de Aitken.”Imagínese hacer una pila de metal cinco veces más grande que la isla más grande de Hawai y enterrarla. Eso es aproximadamente la cantidad de masa que detectamos de forma inesperada “, comentó Peter B. James, el autor del estudio. En cifras, la estructura de la masa es de 2,18 × 10.000.000.000.000.000.000 kg.El descubrimiento se produjo gracias a los datos de las misiones de reconocimiento lunar. Desde hace años, se estudia la Cuenca de Aitken porque es la principal zona de impacto de los meteoritos y en la que hay cráteres de hace miles de millones de años. Los científicos de la Universidad de Baykir combinaron los datos de las misiones con los informes del Gravity Recovery and Interior Laboratory (GRAIL) de la NASA que reflejaron los resultados de las mediciones de la fuerzas de gravedad de la Luna durante un año, y se dieron cuenta de que había una extraña diferencia entre los resultados de la topografía y el nivel de la gravedad. Por ello, recurrieron a varios modelos matemáticos, que determinaron que el desfase estaba provocado por una masa mesada y de gran tamaño enterrada bajo la superficie del satélite de la Tierra.Las posibles explicaciones sobre el origen de esa masa y de cómo llegó hasta allí, ha generado un gran debate pero una de las teorías con mayor peso es que un enorme asteroide chocara contra la Luna hace 4.000 millones de años, época en la que la Luna sufrió una lluvia masiva de asteorides, que provocaron los cráteres característicos de la Luna.”Cuando combinamos los datos de topografía lunar del Orbitador de Reconocimiento Lunar, descubrimos la cantidad inesperadamente grande de desfase cientos de millas debajo de la cuenca del Polo Sur-Aitken”, dijo James. “Una de las explicaciones es que el metal del asteroide que formó este cráter todavía está incrustado en el manto de la Luna”. El equipo de investigadores realizó simulaciones por ordenador que muestran que el núcleo de hierro y níquel de un asteroide podría haberse colocado en el manto superior de la Luna después del impacto.En el caso de que esta teoría fuese cierta, sería de un gran interés científico porque el análisis de la masa podría ayudar a comprender cómo era el universo hace millones de años. Otra de las teorías, que no ha sido descartada, es que la masa sea el fruto del enfriamiento y posterior solidificación de un océano de magma que existía en la Luna durante la formación del satélite. Sea lo que sea, James dijo que la cuenca es “uno de los mejores laboratorios naturales para estudiar eventos de impactos catastróficos, un proceso antiguo que dio forma a todos los planetas rocosos y lunas que conocemos hoy”.

Descubren la “monstruosa” cabeza de un lobo de hace 40.000 años

Un vecino el distrito de Abyisky en el norte de Yakutia (Siberia) encontró el verano pasado una cabeza cortada de un lobo del Pleistoceno que murió hace unos 40.000 años. La cabeza está perfectamente conservada. Lo más sorprendente es su tamaño, 40 centímetros, la mitad de lo que mide el cuerpo completo de un lobo actual, cuyo tamaño suele estar entre los 66 y 86 centímetros. Además del monstruoso tamaño, la cabeza conserva intacto el pelaje, similar a de los mamuts y unos impresionantes colmillos. Según han datado los científicos, el ejemplar tenía de dos a cuatro años cuando murióEste hallazgo permitirá su estudio y comparación con los lobos modernos para comprender cómo ha evolucionado la especia desde la Edad de Hielo hasta hoy y tratar de reconstruir su aspecto real. Junto con el lobo, los científicos presentaron un cachorro de león cavernario inmaculadamente bien conservado.

La NASA se prepara para la llegada a la Tierra de un enorme asteroide llamado “Dios del caos”

Un asteoride llamado “Dios del Caos”, de 340 metros de ancho, bordeará la Tierra el 13 de abril de 2019 y los científicos de la NASA ya se preparan para su estudio y análisis. La roca será visible desde la superficie terrestre y las personas que miren al cielo podrán ver una gran mancha de luz, que se volverá más brillante y veloz, y que cruzará el ancho de la luna en menos de un minuto.Los científicos -que han bautizado al asteoride con el nombre de Apophis, en honor al dios egipcio del caos- han determinado que pasará a una distancia de unos 30.000 kilómetros, lo que en principio la hace inofensiva, pero estará lo suficientemente cerca como para poder obtener una visión sin precedentes del asteoride.La NASA indicó que es muy raro que los asteroides de este tamaño pasen tan cerca de la Tierra. Los científicos han observado rocas más pequeñas a una distancia más cercana, pero pocas veces lo han podido hacer con una de ese tamaño.

Una roca choca contra la Luna y provoca un enorme cráter

Una roca espacial se ha estrellado contra la Luna y ha dejado un gran cráter en su superficie. El fenómeno se produjo el pasado mes de enero y los científicos y aficionados pudieron presenciar con claridad un destello muy corto en una esquina de la superficie lunar gracias al eclipse total que se produjo en el momento del impacto. La llamativa imagen puso a trabajar a los científicos para encontrar una explicación al suceso y acaban de revelar los primeros resultados del estudio en la royal Astronomical Society, en el que revelan que la roca golpeó la luna mientras avanzaba 61.000 kilómetros por hora, y dejó un cráter de 10 a 15 metros de ancho. El impacto se produjo con una fuerza similar al de 1,5 toneladas de dinamita, desprendiendo escombros incandescentes a una temperatura de 5400 grados centígrados, una temperatura similar a la de la superficie solar. A pesar de la violencia del impacto, el fenómeno duró escasamente 0,28 segundos.La Luna no tiene atmósfera para protegerla de impactos como este, lo que provoca que pequeñas rocas puedan abrirse camino hacia el planeta y golpear su superficie. A menudo viajan a velocidades muy rápidas cuando llegan, lo que significa que las rocas se vaporizan instantáneamente y dejan una columna de escombros que se pueden ver incluso desde la Tierra. Ese destello fue el primero que se filmó durante un eclipse lunar, a pesar de los repetidos intentos de los científicos.Al analizar la luz brillante, los investigadores pudieron concluir que la roca tenía una masa de 45 kg, medía de 30 a 60 centímetros de ancho y llegaba a la superficie a 61.000 kilómetros por hora.El equipo planea seguir observando dichos impactos en el futuro y aprender más sobre cómo suceden. Además de proporcionar información científica importante, dicho estudio será necesario para garantizar la seguridad de los astronautas que se espera que regresen a la superficie lunar en los próximos años.

La Armada de EE UU revela más detalles de los continuos avistamientos de OVNIs

La Armada norteamericana se vio obligada ayer a admitir los avistamientos de OVNIs cerca de bases militares estratégicas. La noticia creó cierta alarma y ya se han puesto a trabajar para que los pilotos tengan una manera más sencilla de denunciar estos avistamientos y poder investigar el origen de esos inexplicables fenómenos. Hasta ahora, las notificaciones de estos incidentes eran habituales pero consideran que no se reportan todos porque los pilotos sienten vergüenza de reconocer que han visto un objeto extraño en el aire.La Armada ha reconocido que no son inusuales. Todo lo contrario. Los avistamientos en los últimos años se han multiplicado, ha habido un número creciente de misteriosos objetos volantes detectados. Estos fenómenos aéreos inexplicables se producen incluso varias veces al mes y Estados Unidos no tiene una explicación oficial de lo que realmente está ocurriendo. A menudo, las descripciones de los pilotos indican que son aparatos de apariencia extraña y que vuelan más rápido que los aviones del EjércitoDesde el año 2014, los avistamientos “se han estado produciendo de manera regular”, según reconoció el portavoz de la oficina de operaciones navales para la guerra, Joseph Gradisher, al diario “The Washington Post” .”Queremos llegar al fondo de esto. Necesitamos determinar quién lo están haciendo, de dónde viene y cuál es su intención. Tenemos que tratar de encontrar formas de evitar que esto vuelva a suceder”, añadió.Hasta el momento, todos estos incidentes habían quedado ocultos, pero tras la publicación de varios informes oficiales en los que se reconocía que había varios pilotos que habían tratado de perseguir estos objetos no identificados, la Armada ha decidido hacerlo público. Los informes también detallan que el Pentágono había recuperado materiales extraños y que los especialistas no han sabido identificar.Los pilotos, que han recibido formación en ingeniería aeronáutica, han descrito haber visto vehículos blancos y de formas extrañas que parecen ser propulsados ​​sin tomas de aire o escapes, dispositivos fundamentales para poder desplazarse por el cielo. Pero esos mismos pilotos reconocen que tienen miedo a informar sobre estos avistamientos porque hacerlo podría dañar su carrera profesional y porque cuando alguno lo ha hecho no se ha investigado.